Enrique Cruz-Calonge nace un 11 de Agosto de 1973 en Madrid, en el seno de una familia de artistas y cineastas manchegos. Su padre, un gran torero nacido en Campo de Criptana, decidió dejar el mundo de los toros por otro no menos apasionante: El del Cine, entrando a él de la mano de uno de sus grandes admiradores, el decorador cinematográfico, también criptanense D. Enrique Alarcón. Su madre, uno de sus pilares más fuertes, motivó su arte desde pequeño.

Desde los tres años ya dibujaba e inventaba historias a través de trazos. Destacó siempre en dibujo técnico y artístico, aun cuando nunca formó parte de una escuela de dibujo, ya que sus motivaciones artísticas en ese momento eran distintas.

Terminó la carrera de Leyes en Madrid y en 1996 su trabajo lo lleva a trasladarse a Barcelona, en donde decide dedicar su tiempo libre para conocer la ciudad y recorrer sus museos y galerías.

Empieza a gestarse en él enorme deseo de poder crear, pintar y ¿Por qué no? Hacer algún día una exposición. Inspirado por autores como Antoni Tapies, Joan Miró, Eduardo Chillida o Wassily Kandinsky, comienza a dar sus primeros trazos.

A finales de 1996, durante sus primeras navidades en Barcelona, ya contaba con una pequeña colección de veinte cuadros. A esta etapa de su obra se le conoce como INVESTIGACIÓN DE “AUTORES CONTEMPORÁNEOS” y le abre el camino para hacer su primera exposición en el Hotel Puxet Catalonia.

Ese mismo año descubre Ibiza, inspiradora de gran parte de su obra. La belleza de la isla, su energía, su color, los blancos, azules, añiles, anaranjados, su libertad inspiradora, su olor, su música, hicieron que se revelara su parte más creativa e inspiradora.

Es en Ibiza donde conoce a la madre de su hijo Enrique, quien siendo hija de un conocido arquitecto de la isla y gran coleccionista de arte, le abre la oportunidad de conocer más de cerca a sus grandes ídolos.

Al volver a Madrid en 1999 continúa su formación como abogado en banca y tecnologías de la información, sin dejar por eso de investigar y conocer más sobre su obra, sabiendo de algún modo, que algún día se convertiría en parte importante y vital de su vida.

Durante los siguientes años, a la par de estudiar el Master en Asesoría Jurídica de Empresas, continua pintando eventualmente de manera autodidacta y haciendo exposiciones en Madrid, siendo una de las más representativas la que montó en la Universidad Pontificia Comillas.

La abogacía, la banca y la tecnología continuaban siendo la forma de vida que le permitían desarrollarse profesionalmente y hacer frente a sus responsabilidades, sin embargo no llenaba sus grandes ilusiones. De manera firme y valiente decide cambiar el rumbo y tras diez años en el mundo jurídico, se aventura hacia la búsqueda de su parte creativa y espiritual, encontrando en el mundo del cine y la decoración el terreno para la creación de ideas y motivaciones que le harían seguir definiendo y descubriendo su obra.

En el año 2000 su vida espiritual está muy marcada y es quizá la mezcla de sentimientos muy arraigados a la religión junto con el sufrimiento del hombre, la que marca la segunda etapa de su obra: “SIMBOLISMOS”, en donde el Ojo que representa a Dios que todo lo ve y la Cruz, haciendo alusión al hombre, lo terrenal, el sufrimiento, se convierten en elementos característicos de su obra.

En el 2004, Cruz-Calonge, aprovecha para romper con todo y dirigirse a donde realmente desea estar. “AGONIA, SUFRIMIENTO Y CREACIÓN DE UN NUEVO SER”, es la etapa que alberga obras como “Burka”que resulta ganadora del primer concurso de pintura en el que el autor decide participar, hecho que fortalece su deseo de tomar a la pintura como parte principal de su vida personal y profesional.

Es durante ese año y hasta 2008 que llega a pintar más de 150 obras. El dolor, el sentimiento de culpa, la libertad y la motivación hacen la mezcla perfecta para dar vida a una de las mejores etapas creativas del artista, quien encuentra en el expresionismo abstracto la forma perfecta para expresar su arte.

Su pasión por la pintura lo lleva a realizar más de 15 exposiciones por año en Madrid, Málaga, Toledo, Ciudad real, Campo de Criptana y otras ciudades importantes no solo de España sino del Mundo. Es elegido para ser uno de los pintores para enmarcar las portadas de libros poemarios del festival Internacional de Poesía de Costa Rica que reúne a los mejores poetas contemporáneos del Mundo. Expone también en Miami, Estados Unidos y Frankfurt, Alemania. Recibe invitaciones de galerías de Nueva York, Valparaiso, Roma, Venecia, Brujas y de la renombrada galería Satchi de Londres.

2006 es testigo de su vida en Ibiza a donde decide irse a vivir para olvidar momentos dolorosos como el cáncer de su madre, detectado meses antes. En Ibiza trabaja como interiorista, dirigiendo un nuevo equipo para la creación de interiores en casas y hoteles de lujo, lo cual le permite seguir pintando y realizando exposiciones en las islas pitiusas.

En 2008 vuelve a Madrid en donde comienza su cuarta etapa: “RAÍCES”, como un homenaje a Campo de Criptana, Ibiza y al mundo taurino, teniendo claro su deseo de pintar temas y motivos más alegres.

Durante esta etapa descubre nuevas técnicas dirigidas hacia el figurativo e impresionismo, reflejados en sus cuadros más importantes: “Luna de Ibiza”, “Luna de Campo e Criptana”y “Reflejo de dos paraísos.

Su talento lo lleva a realizar “Retrospective”en Campo de Criptana, una de las exposiciones más importantes, con más de 160 obras expuestas durante tres meses, en ocho de los edificios más emblemáticos: Museo El Pósito, Cueva Martina, Las Musas, Museo Esart, Portón Criptana, Bodegas Castiblanque, Tres Cielos y finalizando en el Teatro Cervantes con un desfile de moda en donde se fusionaron la música, la pintura, la poesía y el fashion art (trajes pintados). La exposición contó con el apoyo y reconocimiento del Ayuntamiento de Campo de Criptana, siendo Enrique Cruz-Calonge nombrado “Gigante de Criptana”, mención recibida por figuras como Sara Montiel, Luis Cobos, Paco Valbuena, Enrique Alarcón…

Entre 2005 y 2012 su arte comienza a invadir las colecciones de importantes diseñadores de moda que exponen anualmente durante el Corpus de Toledo así como también colecciones innovadoras Fashion Art para los Show Rooms de diseñadores gallegos y alemanes.

Entre 2008 y 2010 eligen “Aprendizaje”(2004), “Los huecos de la lluvia”(2005) y “Universo”(2009), tres de sus más importantes obras expresionistas, para ser portada de los libros de la poeta Beatriz Russo y para la portada del festival Internacional de Poesía de Costa Rica.

En 2009, fruto de la relación del artista con la poeta y escritora Beatriz Russo, nace Adrian, su segundo hijo y comienza una quinta y nueva etapa: “UNIVERSO”, que incluye más de 50 obras y trajes pintados dedicados al Universo, la luna, los planetas…Una vez más el expresionismo abstracto y los simbolismos caracterizan sus creaciones.

Publica “Universos Paralelos”su primer libro al lado de Beatriz Russo. Una fusión de pintura, poesía y moda que se expande a varias exposiciones y desfiles en Madrid, Barcelona; Ciudad Real, Criptana y Málaga. En 2010 es convocado a la Feria de Arte Independiente de Madrid como artista invitado junto al escultor Victor Ochoa en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid para realizar el desfile exposición “Universo”ante más de 5000 personas.

En 2012 comienza “MIRADAS”, sexta etapa de su obra caracterizada por incluir miradas de mujeres y que marca el transcurso de todas las expresiones desde su inicio en 1996.

Durante ese año realiza una de las más importantes exposiciones en la Galería del Diario de Ibiza (Islas Baleares) cuyo nombre da paso a su séptimo ciclo: “CAMINO”, que se inicia con una de sus últimas exposiciones del 2015 en Madrid cerca del Reina Sofia.

En Febrero del 2015 se traslada a La Ciudad de México para comenzar una nueva etapa cuyo primer cuadro le dará nombre a este ciclo: “CAMINO”, donde el expresionismo abstracto, simbolismos; México; y el mundo taurino estarán presentes.

10988294_720904341359873_9002595113809055095_n

10510414_579509865499322_2071291381_n